Maestría Personal: el camino hacia uno mismo

Autor: Lic. Oscar Anzorena | MCP, PCC

“Las potencialidades no sólo ‘serán’
o podrían ser; también ‘son’.
El ser humano es simultáneamente
aquello que es y lo que anhela ser”

Abraham Maslow 

El poder del concepto de Maestría Personal reside en que nos señala a nosotros mismos como los responsables de llegar a ser lo que queremos ser. Y cuando asumimos la responsabilidad por nuestra existencia, comenzamos a ser creadores de nuestro destino. No hay experiencia más fascinante que reinventarse a sí mismo.

La idea de potencialidad refiere a “poder” o “potencia” en estado latente. Esta potencialidad que alberga dentro nuestro se expresa como posibilidad y promesa, pero tiene vigencia y real existencia en el aquí y ahora. Que logre expresarse y manifestarse en el plano de lo concreto, dependerá de la apertura y el compromiso con nuestros procesos de aprendizaje, de desarrollo y transformación. Desplegar nuestra potencialidad implica llegar a ser todo lo que podemos ser y que en esencia ya somos.

Nadie deviene en lo que no es, pero nunca sabemos de antemano lo que podríamos ser. El roble es una de las especies de árbol más magníficas e imponentes que existe. Sólo pararme a contemplar algunos de esos magníficos ejemplares en los que se necesitan 2 o 3 personas para abrazar su tronco, me estremece el corazón. Y cuando debajo de su copa levanto una bellota, una pequeña semilla y pienso que en ella ya alberga aquel inmenso árbol, comprendo en toda su dimensión el concepto de potencialidad. La semilla del roble ya es el roble, aunque todavía no lo esté siendo. Pero si la plantamos y le damos tiempo para que comience a desplegar su potencialidad en el seno de la tierra, veremos cómo emergen los primeros brotes. A partir de entonces sólo le resta crecer. Cuánto y de qué forma puede crecer, eso nadie lo puede saber, pero lo que sí podemos asegurar es que nunca va a ser otra cosa que un roble, porque eso es lo que está en su esencia y sólo podemos desplegar y desarrollar aquello que yace en lo más profundo de nuestro ser.

tapa-elartedecomunicarnos

El concepto de Maestría Personal centra su enfoque en el desarrollo de las personas y en el despliegue de nuestra potencialidad, y por lo tanto toma como propia aquella convocatoria del poeta y filósofo griego Píndaro de: “Llega a ser lo que eres”. Esta misma invitación es retomada por el propio Nietzsche varios siglos después cuando plantea: “Sigue tu camino y deviene en quien tú eres”.

En este sentido podemos decir que nuestro objetivo de autorrealización, el camino de alcanzar nuestra Maestría Personal, no es un estado final al cual haya que arribar, sino un proceso evolutivo de ir siendo la mejor versión de uno mismo. Lo que implica asumir la responsabilidad de llegar a ser todo aquello que podemos ser y que en esencia ya somos. Este es el gran desafío al que nos enfrentamos los seres humanos y tal vez si lo logramos, o al menos si lo intentamos con toda nuestra pasión y compromiso, nuestra vida habrá tenido sentido. Al decir de Ortega y Gasset: “Camina lento, no te apresures, que a donde tienes que llegar es a ti mismo”.